Categorías
Pulso Inmobiliario

Programa 12: Arrendamiento Inmobiliario

El arrendamiento  es una figura jurídica que la ley define como un contrato por el cual las partes contratantes, el arrendador y el arrendatario, se obligan recíprocamente a conceder el uso y goce temporal de un bien, mientras que la otra parte se obliga a pagar un precio cierto y en dinero por el uso de ese bien.

El Código Civil de la Ciudad de México menciona que respecto a los bienes inmuebles destinados a casa habitación, el arrendamiento no podrá ser menor a un año, mientras que en los inmuebles comerciales, no podrá ser mayor a veinte años.

Una figura importante en las operaciones de arrendamiento es la póliza jurídica de arrendamiento para realizar el perfilamiento:

Se solicita la documentación general del arrendador, como lo es:

Credencial para votar, acta de Nacimiento, CURP, estados de Cuenta

 

De la propiedad:

Escritura, recibos de predial, agua y luz

A los clientes se les recomienda la póliza, pero no es obligatoria la contratación de ella; en el caso de no contratarla se le hace saber los riesgos que esto conlleva. Para un agente inmobiliario es posible cobrar un mes de renta más IVA por sus servicios para rentar un inmueble.

 

Categorías
Inmobiliario

Sector Industrial, Asignatura pendiente para los agentes inmobiliarios

El arte de ser agente inmobiliario involucra conocer variedad de disciplinas y ramas del conocimiento, tales como lo es el Derecho Fiscal, Derecho Civil, Derecho Notarial, Valuación Inmobiliaria, Psicología, Arquitectura, Contabilidad, Administración, entre varias más, lo que requiere una enorme preparación.

México es un país en el que predomina la actividad inmobiliaria como segunda o tercera profesión en el otoño de la vida laboral de las personas, siendo esta, una excelente opción productiva para seguir en el radar de la actividad económica. Como consecuencia de lo anterior, los agentes inmobiliarios comienzan su trayectoria ubicados en el sector residencial por la facilidad de captar sus primeros clientes en el entorno en el que se desenvuelven.

Esta tendencia de comenzar en el sector residencial provoca que muchos agentes no conozcan la actividad de otros sectores, el sector residencial resulta tan seductor que los agentes dejan a unos cuantos el enorme sector relativo a la intermediación industrial.

La comercialización de naves industriales y terrenos para la construcción de parques industriales son el día a día de los agentes establecidos en sitios privilegiados por la inversión, y si debemos dar un ejemplo de ello, el Bajío Mexicano es el mejor. Su geografía y orografía resultan privilegiada y su economía ha sido principalmente potencializada por el sector automotriz.

La llamada “zona dorada del país” ha sido aprovechado por empresas multinacionales que establecen sus centros de operaciones principalmente en los estados de Querétaro, San Luis Potosí, Aguascalientes y Guanajuato. El estado mexicano, tan solo del 2013 al primer trimestre de 2018, captó 10,100.2 millones de dólares de Inversión Directa Extranjera proveniente de Japón, en donde el principal destino de esta inversión fue en el bajío mexicano; esto ha provocado una enorme demanda y necesidad de ocupar grandes porciones de tierra para ejercer sus actividades comerciales, siendo natural que los agentes inmobiliarios de esas zonas han experimentado el crecimiento y la necesidad exponencial de tierra para industria y por ende sufrieron una especialización poco ortodoxa sobre el tema.

El agente inmobiliario mexicano tiene que aprovechar los espacios que requiere este sector y los empleos que han generado en el país, tener siempre presente que comerciar con inmuebles de giro comercial genera un potencial de comisiones de alto valor, sin perder de vista que incursionar en este ramo hace necesaria una profesionalización profunda y especializada que pocos emprenden, no por falta de oportunidades o de centros para desarrollar estos conocimientos, si no por temor de no salir de su zona de confort y atreverse a conocer este nicho de negocios.

Actualmente AMPI y otras instituciones ofrecen capacitación sobre la intermediación en el sector industrial, todo agente inmobiliario que quiera mantenerse vigente y en crecimiento constante debe “aprobar” esta asignatura lo más pronto posible.

Categorías
Inmobiliario

¡La profesionalización va enserio!

Con la publicación de la “Ley que Regula a los Agentes y Empresas Inmobiliarias en el Estado de Querétaro” el día 17 de Noviembre de 2018, ya suman 18 Estados que cuentan con una legislación aplicable que regula el ejercicio inmobiliario y que solicitan como requisito fundamental la capacitación y certificación de los conocimientos en este ramo, para fomentar el correcto ejercicio de esta noble profesión y evitar la irregularidad en las operaciones, que en nuestro país generan movimientos por más de 700,000 millones de pesos en este 2018, lo cual habla del interés de nuestros órganos legislativos para regular una de las actividades más importantes de nuestra sociedad.

Encontramos que cada vez hay mayor oferta de opciones educativas en el mercado que se esfuerzan en proveer a los inmobiliarios de los mejores conocimientos a través de talleres, cursos, conferencias o eventos dedicados completamente a la capacitación de los miembros del gremio inmobiliario, es por ello que nuestro Estado mediante el Congreso de la Unión y en esfuerzos conjuntos con las principales Asociaciones Inmobiliarias reforman y añaden requisitos para que cada día tengamos mejores profesionales inmobiliarios en nuestra sociedad.

La necesidad de regular el ejercicio inmobiliario ha nacido por el incremento de delitos relacionados con los agentes, que regularmente constituye fraude, además del incremento en el número de inmobiliarios que ejercen en nuestro país y que necesariamente tienen que contar con los conocimientos y habilidades para saber cualquier imprevisto durante el proceso de la operación. Recordemos que la actividad inmobiliaria no versa solamente sobre la compraventa de inmuebles, va más allá, es tener un contacto fundamental en el patrimonio de una persona o de una familia.

Me gustaría invitar a todos los lectores que acudan a cursos de capacitación y estén preparados para lo que venga este próximo 2019 en materia inmobiliaria, donde seguramente más entidades federativas sumarán a sus requisitos contar con una licencia inmobiliaria o una certificación ante una dependencia pública.