Categorías
General

Programa 11: Régimen Patrimonial del Matrimonio

En México hablar del régimen patrimonial del matrimonio es hablar de una de las figuras jurídicas más recorridas y otorgadas por ser precisamente obligatoria al momento de contraer nupcias, desafortunadamente los contrayentes en el afán y la emoción de la celebración, le restan importancia al estudio e información sobre el régimen patrimonial del matrimonio.

En México hablar del régimen patrimonial del matrimonio es hablar de una de las figuras jurídicas más recorridas y otorgadas por ser precisamente obligatoria al momento de contraer nupcias, desafortunadamente los contrayentes en el afán y la emoción de la celebración, le restan importancia al estudio e información sobre el régimen patrimonial del matrimonio.

Se estima que en el 70% de los casos los contrayentes no decidieron de manera informada acerca de su régimen patrimonial, sociedad en la cual el divorcio ha crecido en más de un 125% según cifras del INEGI. Cobra mucha relevancia esta decisión por la cual los consortes deciden acordar su unión marital, pues en función de ello la disolución del vínculo matrimonial puede ser muy pacífica y rápida o convertirse en un verdadero martirio.

¿Por qué es importante el estado civil de las personas en la enajenación y la adquisición de bienes inmuebles?

Actualmente en la Ciudad de México el código civil prevé que hay dos tipos de regímenes patrimoniales uno de ellos es la separación de bienes y el otro es la sociedad conyugal.

El régimen de separación de bienes, como su nombre lo indica, se refiere a que los bienes que la persona en cuestión adquiera durante su matrimonio van a ser solamente suyos. A diferencia del régimen de sociedad conyugal, en el cual ambos cónyuges gozan de los mismos derechos sobre los bienes dentro del patrimonio en común; es un requisito que en la notaría se solicite la acreditación del estado civil. Dado el caso en el cual se adquiera un inmueble siendo solteros, dicho inmueble seguirá siendo sólo de la persona que lo adquirió, a menos que esta tome la decisión de aportar su inmueble a la sociedad conyugal, y solo en el caso de haber contraído matrimonio a partir de dicho régimen.

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *